martes, 18 de junio de 2013


Saludos. Cameron y Obama.

The Prime Minister spoke at the Open for Growth event on the G8 agenda of transparency, trade and tax. This is the text of the speech as drafted, which may differ slightly from the delivered version. 
The Rt Hon David Cameron MP
Eight years ago, when the UK last held the G8, hundreds of thousands marched to make poverty history. Nelson Mandela stood in Trafalgar Square and called on humanity to “rise up” and free millions “trapped in the prison of poverty.” Unprecedented agreements were reached on aid. 
And in recent years a combination of economic growth and smart aid has helped to deliver huge advances in cutting poverty. Aid has been particularly vital in the fight against diseases like malaria and polio.

But eight years later, poverty is still very much present in many of the countries represented here today. 
Today I want to talk about why. 
And how I believe we can use this G8 – and this meeting here today – to forge together a new agenda that will drive growth for us all and in doing so finally give us the chance to fulfil the ambition of 2005: to eradicate extreme poverty from our world.
Let me start with why the problem of poverty has not gone away. Some will say that promises on aid weren’t kept. And they would be right. Britain is one of the few countries in the world to have honoured its commitment to spend 0.7 per cent of its Gross National Income on aid. 
We are proud of that. And we will keep up the pressure on our international counterparts to do the same. 
Some will say that too much aid has been badly spent. They are right too. All of us need to get better at how we use aid. And we are doing that. That’s why Britain is focusing our aid on tangible, measureable outcomes like vaccinating 50 million children against preventable diseases and securing schooling for 20 million. 
But I believe there is an even more fundamental reason why poverty has not yet been beaten. And it’s this. We simply can’t eradicate poverty by using aid alone. Yes, aid is vital and it has helped to drive extraordinary progress. But aid inevitably focuses more on the consequences of poverty. To eradicate poverty we need to deal with its causes too. 
That means supporting what I call “the golden thread” of conditions that enable open economies and open societies to thrive the absence of conflict and corruption, the rule of law, free speech and the presence of property rights and strong institutions. These things aren’t just valuable in themselves. 
They are also vital in providing the foundations for the sustained economic growth that can lift countries out of poverty. It is a simple fact that countries beset by corruption and weak governance are most likely to succumb to conflict. And remember this: no country in conflict has ever met a single one of the Millennium Development Goals. 
Now a big part of tackling the causes of poverty is ensuring that developing countries get the revenues and the benefits of growth that are rightfully theirs. And three vital things are needed to make that happen. 
Fairer taxes, greater transparency and more trade. 
The 3 Ts is a snappy title, but, really, why link these three together? Because they all have something in common: in each case developing countries are badly missing out. 
When taxes are not collected, the poor suffer. In fact, illicit flows out of African countries exceed what they gain in aid. When companies extracting natural resources like minerals and oil are not transparent and don’t publish the payments they make or when governments allow these payments to leach away into corruption people in developing countries miss out on the vital revenues they are due. 
And when trade is choked by barriers and bureaucracy – developing countries miss out on the chance to grow. These issues are not just important they are ever more urgent too. Developing countries are finding new sources of natural wealth like offshore oil and gas in Ghana and Tanzania and the forces of globalisation are driving ever greater opportunities for growth and trade. 
Just think what missing out on this growing income means for a country where thousands of children are dying every day because of malnutrition or where sick parents have to choose between whether to buy medicine to save their own lives, or pay for food for their hungry children.
So fairer taxes, greater transparency and more trade are three vital and linked weapons in the war against poverty. And the other thing that joins them all together is that they all need political leadership. Too often in the past this has been missing. 
Take Equatorial Guinea Africa’s third largest oil producer where the President has maintained that oil revenues are a state secret. Action by the US Justice Department against the President’s son lists assets allegedly acquired with money stolen from the state including a Gulfstream jet, eight Ferraris, seven Rolls-Royce, a $38 million estate in Malibu, and white gloves previously owned by Michael Jackson. Per capita, Equatorial Guinea is richer than Poland – but its child death rate is 20 times higher. 
According to Kofi Annan’s Africa Progress Panel, 12 of the 25 countries in the world with the highest child mortality rates are resource-rich African countries.
Many of these countries should be rich enough not to need our aid and industrious enough to be great trading partners in the years ahead of us. So I want to break something of a taboo today. 
For too long the international community has shied away from condemning the appalling degree of corruption and mismanagement of resources and the fundamentally bad governance that is destroying lives in some developing countries. And there are always voices saying: why cause the stir; why be the one to point the finger? Well Britain has kept our aid promises so I don’t think we should hold back. 
Corruption is wrong. It starves the poor. It poisons the system. It saps the faith of people in progress. It wrecks the case for aid. When we see it we should condemn it utterly. 
I know some people put their hands up in the air and say this can never change. But by ending the era of tax secrecy and driving real openness over what governments and businesses do - it can change. And there are political leaders here are who making that happen. 
President Mahama of Ghana, who has opened up his country’s budget so his people can see how their money is spent. President Conde of Guinea, who has recently led the way on publishing mining contracts online. President Kikwete of Tanzania, who is working to ensure that the citizens of his country can enjoy clear and secure property rights And President Sall of Senegal, who has simplified taxes, unleashed auditors on public finances and set up a commission to tackle corruption.
But this needs political leadership from the developed world too. We have the tools in our hands to tackle these problems. 
We can build international tax systems that make it easier for developing countries to collect the taxes they are due. We can ensure our extractive companies are accountable and transparent in their dealings. And we can do more to promote trade in Africa. 
And the extraordinary thing about this tax, transparency and trade agenda is that it’s not just the right thing for us to do morally it’s right for our economies too. Because when some businesses don’t pay their taxes, it corrodes public trust. When some companies don’t play by the rules, that drives more regulation and makes it harder for other businesses to turn a profit. And when Africa doesn’t trade to its potential, we all lose the chance to benefit from trading with one of the fastest growing continents on the planet.
By 2050 the continent of Africa will have nearly twice the population of China. And a third of the world’s youth will live there. We’d be crazy not to be part of this journey with Africa. In short getting tax, transparency and trade right is good for us and it’s vital for developing countries too. So let me tell you what we are going to do. 
First, at the G8 I’m going to push for international agreements to fight the scourge of tax evasion and aggressive tax avoidance. That means automatic exchange of information between our tax authorities – so those who want to evade taxes have nowhere to hide. It means getting companies to report to tax authorities where they earn their profits and where they pay their tax. It also means transparency about who owns which companies and who benefits from it – so called beneficial ownership. 
Because some people use complicated and fake structures to hide their profits and avoid taxes and because bribes are often held in opaquely owned companies with bank accounts in secrecy havens. 
The UK is today leading the way by committing to create a central registry of company ownership.
And this morning I have held meetings with our overseas territories and crown dependencies. 
Each and every one of our overseas territories and crown dependencies has agreed to sign up to the multi-lateral convention on information exchange to exchange information automatically with the UK and to produce action plans on beneficial ownership. 
I commend their leadership and I look to other international partners to work with their own territories to reach similar agreements. Just as in Britain people get angry when they work hard, pay their taxes and then see others not paying their fair share so we should demand the same justice and fairness for others in developing countries too. 
That means we need to put the information out there so they can calculate the taxes they are owed. And we need to help them improve their ability to collect taxes. That’s what the UK has done right across the world. In Rwanda tax revenues have increased six-fold in the last decade. In Afghanistan, eight-fold since 2004. And in Ethiopia – nearly a 50 per cent increase between 2007 and 2011. 
So that’s why tax is so important. The next T – which is linked to it – is transparency. 
We need real transparency in the payments companies make and the revenues that governments receive. Just think for a moment about the discovery of North Sea Oil off the coast of Britain. It has given this country revenues of over £150 billion boosting our balance of payments by almost £50 billion a year and supporting nearly half a million jobs. Now imagine if we had no transparency over the way that oil was extracted. Imagine what it would have been like if we had most of our oil revenues taken from us by corrupt politicians, officials and companies. Too often that has been the story for developing countries. But with transparency we can change that. 
In the last few years we have seen huge advances. Oil, gas and mining companies will now have to publish what they pay in every country and for every project they work on. That’s already law in America. It’s becoming law in Europe. And will be in Canada too. Governments in return are committing to publish what they receive. Many developing countries made this commitment a while ago. Now Britain, France and America are joining them too. And we hope that others will follow suit. 
We need to apply the same principles where land changes hands too. We need transparency over who is buying up land and for what purpose so that people get a fair deal when they sell or lease out their land and the property rights of people and communities are properly protected. Today G8 and developing countries have agreed to work together to make the most of these huge advances on both land and extractives.
And the UK will continue to drive a transparency revolution in every corner of the world through our leadership of the Open Government Partnership.
But to make this work there is something else we need to do. And that is to recognise and get behind heroic individuals who drive this agenda on the ground. 
People I met this morning like John Githongo – who was willing to blow the whistle on fraud and corruption in Kenya, at real personal cost. 
And Aruna Roy, who, almost single-handed, brought on the Right to Information revolution in India helping citizens to secure better services and a say in how they are governed. 
And that is why we are also welcoming the “Transparency Champions Challenge” launched today by the Open Society Foundations – to provide practical support to people like John and Aruna around the world. 
So we need fairer taxes and greater transparency to deal with corruption. But, third, we also need trade as the engine of growth. That means completing the trade deal between the EU and Canada and launching one between the EU and the US. 
But just as important is to make sure that the growth of trade benefits Africa too. So let’s back African countries in achieving their goal of doubling intra-African trade by 2022. Let’s back Africa in ending the crazy bureaucracy that means a trucker taking goods from Cape Town to Kigali has to carry up to 1000 documents.
And let’s back Africans on infrastructure – where they have a point when they say it was largely designed in another era and primarily focused on getting products out of the continent rather than promoting trade within it. So let’s get behind President Kaberuka’s work through the African Development Bank to secure the private finance that can deliver the infrastructure that is so badly needed.
So that’s our agenda today and for the UK’s G8 Summit next week. It is about proper companies, proper taxes and proper global rules ensuring that openness delivers the benefits it should for rich and poor countries alike. Aid is important but these things matter just as much. Now is the time. This is the agenda The world should get behind it 
El primer ministro habló en el evento Open for Growth en la agenda del G-8 de la transparencia, el comercio y los impuestos. Este es el texto del discurso en su redacción, que pueden diferir ligeramente de la versión entregada.
El Rt Hon David Cameron MP
Hace ocho años, cuando el Reino Unido celebró el pasado el G8, cientos de miles de personas marcharon para hacer de la pobreza historia. Nelson Mandela estaba en Trafalgar Square y pidió a la humanidad a "levantarse" y millones libres "atrapado en la prisión de la pobreza." Se llegó a acuerdos sin precedentes de la ayuda.
Y en los últimos años una combinación de crecimiento económico y de ayuda inteligentes ha contribuido a ofrecer grandes avances en la reducción de la pobreza. La ayuda ha sido particularmente importante en la lucha contra enfermedades como la malaria y la polio.
Pero ocho años más tarde, la pobreza sigue estando muy presente en muchos de los países representados aquí hoy.
Hoy quiero hablar de eso.
Y como creo que podemos utilizar este G8 - y esta reunión aquí hoy - para forjar juntos un nuevo programa que impulsará el crecimiento para todos nosotros y, al hacerlo, finalmente nos dará la oportunidad de cumplir con la ambición de 2005: erradicar la pobreza extrema de nuestro mundo.
Permítanme comenzar por qué el problema de la pobreza no ha desaparecido. Algunos dirán que las promesas de ayuda no se mantuvieron. Y puede que tengan razón. Gran Bretaña es uno de los pocos países del mundo que ha cumplido su compromiso de destinar el 0,7 por ciento de su renta nacional bruta de la ayuda.
Estamos orgullosos de eso. Y vamos a mantener la presión sobre nuestros homólogos internacionales para hacer lo mismo.
Algunos dirán que el exceso de la ayuda ha sido mal gastado. Tienen razón también. Todos tenemos que mejorar en la forma en que usamos la ayuda. Y lo estamos haciendo. Es por eso que Gran Bretaña se está centrando nuestra ayuda en los resultados tangibles y medibles, como la vacunación de 50 millones de niños contra enfermedades prevenibles y garantizar la escolarización de los 20 millones.
Pero creo que hay una razón aún más fundamental por la cual la pobreza aún no ha sido derrotado. Y es esto. Simplemente no podemos erradicar la pobreza mediante el uso de ayuda por sí sola. Sí, la ayuda es vital y que ha ayudado a impulsar el progreso extraordinario. Pero, inevitablemente, la ayuda se centra más en las consecuencias de la pobreza. Para erradicar la pobreza es necesario para hacer frente a sus causas también.
Esto significa apoyar lo que yo llamo "el hilo de oro" de las condiciones que permitan a las economías y sociedades abiertas a prosperar la ausencia de conflicto y la corrupción, el Estado de Derecho, la libertad de expresión y la presencia de los derechos de propiedad y las instituciones fuertes. Estas cosas no sólo son valiosos en sí mismos.
También son vitales para proporcionar las bases para el crecimiento económico sostenido que se puede sacar a los países de la pobreza. Se trata de un simple hecho de que los países acosados ​​por la corrupción y la débil gobernabilidad tienen más probabilidades de sucumbir a los conflictos. Y recuerde esto: no hay país en el conflicto que ha conocido a uno solo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Ahora una gran parte de la lucha contra las causas de la pobreza es garantizar que los países en desarrollo obtienen los ingresos y los beneficios de crecimiento que les pertenecen legítimamente. Y se necesitan tres cosas vitales para que esto suceda.
Impuestos más justos, más transparencia y más comercio.
El 3 Ts es un título rápido, pero, realmente, ¿por qué vincular estos tres juntos? Debido a que todos ellos tienen algo en común: en todos los casos los países en desarrollo están mal perdiendo.
Cuando no se recogen los impuestos, los pobres sufren. De hecho, los flujos ilícitos fuera de los países africanos más allá de lo que ganan en ayuda. Cuando las empresas de extracción de recursos naturales como minerales y petróleo no son transparentes y no publican los pagos que hacen o cuando los gobiernos permiten que estos pagos a filtrarse fuera en la gente la corrupción en los países en desarrollo pierden los ingresos vitales que se deben.
Y cuando el comercio se ahogó por las barreras y la burocracia - Los países en desarrollo pierden la oportunidad de crecer. Estas cuestiones no son sólo importantes que son cada vez más urgente también. Los países en desarrollo están encontrando nuevas fuentes de riquezas naturales como petróleo y gas en Ghana y Tanzania, y las fuerzas de la globalización están impulsando cada vez mayores oportunidades para el crecimiento y el comercio.
Basta pensar lo que dejar de lado este ingreso cada vez mayor significa para un país donde miles de niños mueren cada día a causa de la desnutrición, o cuando sus padres enfermos tienen que elegir entre la posibilidad de comprar medicamentos para salvar sus propias vidas, o pagar la comida para sus hijos hambrientos .
Así que los impuestos más justos, una mayor transparencia y un mayor comercio son tres armas vitales y vinculado en la guerra contra la pobreza. Y la otra cosa que une a todos juntos es que todo lo que necesitan liderazgo político. Con demasiada frecuencia en el pasado, esto ha desaparecido.
Tomemos como ejemplo Guinea Ecuatorial, el tercer mayor productor de petróleo de África, donde se ha mantenido el presidente que los ingresos del petróleo son un secreto de Estado. Acción por el Departamento de Justicia de EE.UU. contra el hijo listas de los activos del presidente supuestamente adquiridos con el dinero robado al estado, incluyendo un jet Gulfstream, ocho Ferraris, siete Rolls-Royce, una finca de 38 millones dólares en Malibú, y los guantes blancos que previamente pertenecían a Michael Jackson. Per cápita, Guinea Ecuatorial es más rico que Polonia -, pero su tasa de mortalidad infantil es 20 veces mayor.
De acuerdo a Africa Progress Panel de Kofi Annan, 12 de los 25 países del mundo con mayores tasas de mortalidad infantil son países ricos en recursos africanos. Muchos de estos países debe ser lo suficientemente rico como para no necesitar nuestra ayuda y lo suficientemente diligente para ser grandes socios comerciales en los próximos años uno de nosotros. Por eso quiero romper una especie de tabú hoy.
Durante demasiado tiempo la comunidad internacional se ha negado a condenar el grado espantoso de la corrupción y la mala gestión de los recursos y fundamentalmente mal gobierno que está destruyendo vidas en algunos países en desarrollo. Y siempre hay voces que dicen: ¿por qué causa el revuelo, ¿por qué ser el de señalar con el dedo? Bueno Gran Bretaña ha mantenido nuestra promesas de ayuda, así que no creo que debamos detener.
La corrupción es erróneo. Se priva a los pobres. Envenena el sistema. Esto socava la fe de la gente en el progreso. Se destruye el caso de la ayuda. Cuando vemos que debemos condenarlo por completo.
Sé que algunas personas ponen sus manos en el aire y dicen que esto nunca puede cambiar. Pero para poner fin a la era del secreto fiscal y conducir la apertura real a través de lo que los gobiernos y las empresas hacen - que puede cambiar. Y hay líderes políticos aquí son que hacer que eso suceda.
Presidente Mahama de Ghana, que ha abierto el presupuesto de su país para su pueblo pueda ver cómo se gasta su dinero. Presidente Conde de Guinea, que ha dirigido recientemente la forma en los contratos mineros de publicación en línea. Presidente Kikwete de Tanzania, que está trabajando para garantizar que los ciudadanos de su país puedan disfrutar de los derechos de propiedad claros y seguros y presidente Sall de Senegal, que ha simplificado los impuestos, desató los auditores sobre las finanzas públicas y creó una comisión para combatir la corrupción.
Pero esto necesita un liderazgo político del mundo desarrollado también. Tenemos las herramientas en nuestras manos para hacer frente a estos problemas.
Podemos construir sistemas tributarios internacionales que hacen más fácil para los países en desarrollo para recolectar los impuestos que se deben. Podemos asegurar nuestras empresas extractivas son responsables y transparentes en las negociaciones. Y podemos hacer más para promover el comercio en África.
Y lo más extraordinario de este impuesto, la transparencia y el comercio del programa es que no es sólo lo correcto para que hagamos moralmente es correcto para nuestras economías también. Porque cuando algunas empresas no pagan sus impuestos, que corroe la confianza del público. Cuando algunas empresas no cumplen con las reglas, que impulsa una mayor regulación y hace más difícil que otras empresas para obtener algún beneficio. Y cuando África no comercia con su potencial, todos perdemos la oportunidad de beneficiarse del comercio con uno de los continentes más rápido crecimiento en el planeta.
En 2050 el continente africano tendrá casi el doble de la población de China. Y un tercio de los jóvenes del mundo vivirán allí. Estaríamos locos si no ser parte de este viaje a África. En conseguir fiscal, la transparencia y el comercio justo corta es bueno para nosotros y es vital para los países en desarrollo también. Así que déjenme decirles lo que vamos a hacer.
En primer lugar, en el G8 que voy a presionar por acuerdos internacionales para luchar contra el flagelo de la evasión fiscal y la evasión fiscal agresiva. Eso significa que el intercambio automático de información entre nuestras autoridades fiscales - para aquellos que quieren evadir impuestos no tienen dónde esconderse. Esto significa que las empresas se reportan a las autoridades fiscales donde ganan sus beneficios y donde pagan sus impuestos. También significa transparencia sobre quién es dueño de qué empresas y quién se beneficia de ella - así llamado beneficiario.
¿Por qué?
Debido a que algunas personas utilizan estructuras complicadas y falsos para ocultar sus ganancias y evadir impuestos y por sobornos a menudo se llevan a cabo en las empresas de propiedad opaca con cuentas bancarias en paraísos secreto.
El Reino Unido lleva hoy el camino al comprometerse a crear un registro central de la propiedad de la empresa. Y esta mañana me he reunido con los territorios de ultramar y dependencias de la Corona.
Todos y cada uno de nuestros territorios de ultramar y dependencias de la corona se ha comprometido a firmar el convenio multilateral de intercambio de información para el intercambio de información de forma automática con el Reino Unido y para producir planes de acción sobre los beneficiarios.
Felicito a su liderazgo y miro a otros socios internacionales para trabajar con sus propios territorios para llegar a acuerdos similares. Al igual que en Gran Bretaña la gente se enoja cuando trabajan duro, pagan sus impuestos y luego ver a los demás que no pagan su parte justa por lo que debemos exigir lo mismo la justicia y la equidad para los demás países en desarrollo también.
Eso significa que tenemos que poner la información que hay para que puedan calcular los impuestos que se adeudan. Y tenemos que ayudarles a mejorar su capacidad para recaudar impuestos. Eso es lo que el Reino Unido ha hecho bien en todo el mundo. En Ruanda, los ingresos fiscales han aumentado seis veces en la última década. En Afganistán, ocho veces desde 2004. Y en Etiopía - un aumento de casi 50 por ciento entre 2007 y 2011.
Así que por eso es tan importante impuesto. El siguiente T - que está vinculado a ella - es la transparencia.
Necesitamos una verdadera transparencia en los pagos de las empresas hacen y los ingresos que los gobiernos reciben. Pensemos por un momento en el descubrimiento de petróleo del Mar del Norte de la costa de Gran Bretaña. Se ha dado a este país los ingresos de más de 150 millones de libras esterlinas impulsar nuestra balanza de pagos por casi £ 50 mil millones años y el apoyo a casi medio millón de puestos de trabajo. Ahora imagínese si no tuviéramos la transparencia sobre la forma en que se extrae el aceite. Imagínate lo que hubiera sido como si tuviéramos la mayor parte de nuestros ingresos petroleros tomados de nosotros por políticos corruptos, funcionarios y empresas. Con demasiada frecuencia, esa ha sido la historia de los países en desarrollo. Sin embargo, con la transparencia que podemos cambiar eso.
En los últimos años hemos visto grandes avances. Compañías de petróleo, gas y minería ahora tendrán que publicar lo que pagan en cada país y para cada proyecto en el que trabajan. Eso ya es ley en Estados Unidos. Se está convirtiendo en ley en Europa. Y será en Canadá también. Los gobiernos a cambio se comprometen a publicar lo que reciben. Muchos países en desarrollo hicieron este compromiso hace un tiempo. Ahora, Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos se están uniendo a ellos también. Y esperamos que otros sigan su ejemplo.
Tenemos que aplicar los mismos principios que la tierra cambia de manos también. Necesitamos transparencia sobre quién está comprando tierras y con qué propósito para que las personas reciban un trato justo cuando venden o arriendan sus tierras y los derechos de propiedad de las personas y las comunidades estén debidamente protegidos. Hoy G8 y los países en desarrollo se han comprometido a trabajar juntos para hacer que la mayoría de estos grandes avances, tanto en la tierra y extractivos.
Y el Reino Unido seguirá impulsando una revolución de la transparencia en todos los rincones del mundo a través de nuestra dirección de la Asociación de Gobierno Abierto.
Pero para que esto funcione hay algo más que necesitamos hacer. Y es que para reconocer y conseguir detrás de individuos heroicos que impulsan esta agenda en el suelo.
Las personas que se reunieron esta mañana como John Githongo - que estaba dispuesto a dar la alarma sobre el fraude y la corrupción en Kenia, a un costo personal real.
Y Aruna Roy, quien, casi sin ayuda, trajo sobre el derecho a la revolución de la información en la India ayudando a los ciudadanos para garantizar un mejor servicio y una voz en la forma en que son gobernados.
Y es por eso también estamos dando la bienvenida a la "Champions Challenge Transparencia", lanzado hoy por la Fundación Open Society - una ayuda concreta a personas como John y Aruna todo el mundo.
Así que tenemos impuestos más justos y una mayor transparencia para hacer frente a la corrupción. Pero, en tercer lugar, también necesitamos el comercio como motor del crecimiento. Eso significa completar el acuerdo comercial entre la UE y Canadá, y el lanzamiento de uno entre la UE y los EE.UU..
Pero igual de importante es asegurarse de que el crecimiento de los beneficios del comercio de África también. Así que vamos a volver los países africanos en la consecución de su objetivo de duplicar el comercio entre los países africanos en 2022. Vamos a volver de África para poner fin a la burocracia locura que significa un camionero de tomar los bienes de Ciudad del Cabo a Kigali tiene que transportar hasta 1.000 documentos.
Y vamos a volver africanos en la infraestructura - donde tienen un punto en el que dicen que fue diseñado en gran parte en otra época y se centró principalmente en conseguir productos fuera del continente, en lugar de fomentar el comercio dentro de ella. Así que vamos a llegar detrás del trabajo del presidente Kaberuka a través del Banco Africano de Desarrollo para asegurar el financiamiento privado que puede ofrecer la infraestructura que tanto se necesita.
Así que esa es nuestra agenda de hoy y de la Cumbre del G-8 en el Reino Unido la próxima semana. Se trata de empresas propias, impuestos adecuados y reglas globales adecuadas que garanticen que la apertura ofrece los beneficios que debería para los países ricos y pobres por igual. La ayuda es importante, pero estas cosas importan tanto. Ahora es tiempo. Este es el programa El mundo debe conseguir detrás de él