martes, 12 de junio de 2012

LA JUSTICIA: LA GRAN AUSENTE DEL REGIMEN DE OBINAG NGUEMA



                                 Por Severo Matías Moto Nsa                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
Guinea Ecuatorial, desde el primer día de su independencia, y gracias al modo en que esta fue concedida, se distingue especialmente por sus grandes ausencias. La más significada de ellas y que más marca su carácter de “estado fallido”, es la ausencia de la Justicia.

Atado por el cordón de la dictadura, desde el propio día 12 de octubre de 1.968, de la mano de Macías Nguema Biyogo, Guinea Ecuatorial, vivió 11 años bajo un régimen, en el que la población se movió a impulsos de la voluntad del dictador Macías que empleó todo su poder y gobierno en perseguir a los múltiples “descontentos” que, día a día, crecían y se multiplicaban no solo contra la propia persona de Macías, sino contra su forma de desgobernar el país. Once años después, en l.979, su sobrino, Teodoro Obiang Nguema, entonces teniente Coronel, máxima autoridad militar del país, Encargado de Defensa y Jefe de las cárceles del país, desplazó del poder a su tío con un sangriento golpe de estado, heredando el poder dictatorial-militar que, durante los 11 años, el propio Obiang Nguema Mbasogo había compartido con su tío Macías Nguema.
La JUSTICIA, como se ha señalado, es la víctima más tristemente olvidada y despreciada, tanto en los primeros once años de la independencia de Guinea Ecuatorial, con Macías Nguema a la cabeza del país, como, muy especialmente, en los 33 años de la continuidad que Obiang Nguema ha dado a la dictadura, violentándola con un férreo carácter militar.
Las múltiples Constituciones (Tres: La del Gobierno español, la de Trevijano y la del mismo Macías); La “Carta Magna de Akonibe”, y la “Ley Fundamental” y sus imparables reformas inconstitucionales, de Obiang Nguema reformas arbitrarias, que en 43 años se han sucedido durante este régimen dictatorial continuado, debían haber asentado un estado de derecho y fuente de la Justicia. Pero la JUSTICIA, aun citada oficial y abundantemente en las constituciones guineanas, es la más despreciada, temida y vilipendiada por el régimen dictatorial de Obiang Nguema.
Las detenciones arbitrarias de ciudadanos; los encarcelamientos, sin juicio previo; las torturas sistemáticas y oficiales a los presos; los asesinatos y desapariciones de detenidos; los juicios sin el más mínimo cuidado por la legalidad constitucional; las sentencias dictadas por el jefe del Estado, por encima del juicio y valoración de los propios fiscales o abogados… Todo señala que el régimen y su presidente, envueltos en una laxa impunidad e inmunidad absoluta, odian y se burlan y huyen de toda JUSTICIA que no sea envolver, respetuosamente, al Presidente y al círculo dictatorial que le rodea, en la hornacina de la impunidad.
Pocos países en el mundo, como Guinea Ecuatorial, pueden afirmar con absoluta certeza y credibilidad contrastada, aquella frase de: “AQUÍ NO HAY JUSTICIA”.
La ausencia de JUSTICIA en el propio país, parece insuficiente, no solo por el estrecho entorno geográfico que ocupa Guinea Ecuatorial, y su escasa y fácilmente reductible población; sino que de forma peligrosa, el régimen de Guinea Ecuatorial, subido a las grupas de la  CORRUPCION (tan tentadora, mundialmente) se ha permitido la peligrosa arbitrariedad de trasladar y burlarse de la LEY y de la JUSTICIA a todas partes del mundo donde ha pretendido o, incluso ha conseguido  expandir su CORRUPCION.
1.- Los Estados Unidos de América fueron los primeros en levantar la BANDERA ROJA  de la  alerta contra las arbitrariedades del régimen de Obiang Nguema, cuando en 2.004 la Comisión de Investigación del Senado Americano llevó hasta su desaparición a la poderosa Banka Riggs, usada por Obiang Nguema Mbasogo como escondite para las numerosas transacciones financieras personales, incluyendo pagos de 3.8 millones de dólares para comprar dos viviendas en los suburbios de Washington. Hoy, la Justicia americana, parece estar plenamente preparada para demostrar, en tribunales de Justicia americanos, que Obiang Nguema y su régimen familiar (incluidos algunos apoyos y lobbies americanos de Obiang Nguema ya están pagando, con  la cárcel, su colaboración) tienen que pagar ante la JUSTICIA.
2.- La República Francesa  y su JUSTICIA, han abierto la segunda década del siglo XXI, desmantelando las fétidas  madrigueras que el régimen de Obiang Nguema, y muy significativamente, el llamado “Teodorín”, hijo mayor del dictador guineano, había cosntruido para trasladar a Francia la CORRUPCION (Un edificio –paraíso de delitos- por 500.000.000 de dólares) en los Campos Elíseos de París. La JUSTICIA francesa, de forma espectacular ha reaccionado, no solo incautándose de los múltiples robos y adquisiciones delictivas llevadas a cabo por el hijo del dictador Obiang, sino que con una orden de busca y captura a la Interpol,  ha situado al Teodorín, con prolongación de futuro hacia  su padre, y al mismo régimen, en las puerta de los tribunales de Justicia franceses.
La JUSTICIA que Obiang Nguema desprecia, y  de la que se burla y huye en Guinea Ecuatorial, le ha pillado en Los Estados Unidos y en Francia.
3.-LÍBANO.-  Pero Obiang Nguema, en su desmesurado, precipitado y despectivo afán de superar los linderos de Guinea Ecuatorial, para delinquir, no ha parado en ningún momento de trasladar su burla de la JUSTICIA a otros parajes del mundo. Estas páginas han sigo eco informativo del turbio asunto de Obiang Nguema con la JUSTICIA  de la República del Líbano. En un burdo afán de Obiang Nguema por resucitar de los archivos de la JUSTICIA libanesa, y retomar sus denuncias contra el magnate libanés Ely Calil, el tirano, según los informes confidenciales llegados de la Presidencia de Malabo y publicados en esta páginas, hizo entrega de 5.000.000 de dólares a su antiguo Presidente del Tribunal Supremo, José Oló Obono, para que los entregara al Fiscal General del Líbano, Sr. Said MIRZA, con el fin de  que este reabriera (bajo soborno) la causa, ya archivada, contra el  millonario libanés, Ely Calil, a quien Obiang Nguema se empeña  en acusar de haber participado en el llamado, una vez más,  “intento de golpe de estado” contra el régimen dictatorial que impera en Guinea Ecuatorial, en 2004.
José Oló Obono, acaso consciente de que el dinero era uno más de los múltiples pagos de corrupción y soborno que el dictador realiza de forma profusa por el mundo; y más aún consciente de que se trataba de algo ilegal, decidió repartirse el dinero entre él y un abogado libanés amigo suyo Sr.  Michel TUENI. Un cuarto hombre, Manuel Nguema Mba, tío de Obiang Nguema y ex Secretario de Seguridad, que asistió, sin éxito, al reparto fraudulento del dinero enviado por Obiang Nguema al Fiscal General libanés,  Said MIRZA, den unció la operación: y como resultado José Oló Obono  fue fulminantemente expulsado de su cargo de Presidente del Tribunal Supremo de Obiang Nguema; mientras el Abogado libanes  Mr. Michel TUENI dejaba de serlo para  el régimen de Obiang Nguema, en Beirut.
Las fuentes, desde Guinea Ecuatorial, informan que, a pesar de la cadena de fracasos, Obiang Nguema sigue empeñado en jugar con la JUSTICIA  libanesa, y habría enviado una nueva cantidad millonaria de dólares al Sr. Said MIRZA, Fiscal General del Líbano, para que, a pesar de la ilegalidad, reabra el caso del intento de golpe de estado en Guinea Ecuatorial.
4.-España.-  Mientras se espera la reacción de  la JUSTICIA libanesa, que podría producir un esperado “efecto boomerang” contra el dictador Obiang Nguema, el cerco de la JUSTICIA internacional ha abierto en España un nuevo eslabón contra los delitos de robo, mal  adquisición y apropiación indebida de bienes, trasladados  y blanqueados en España por Obiang Nguema, su extensa familia y colaboradores, como lo vienen reflejando destacados  medios de comunicación españoles.
No hay la más mínima duda de la ascendencia y peso que España tiene sobre el conjunto de la República de Guinea Ecuatorial. Y que sus decisiones sobre ese país, son, no solo respetadas internacionalmente, como es obvio; sino que son  esperadas, hoy, en el resto de potencias que creen que Guinea Ecuatorial debe salir del atolladero en el que está metido.
La JUSTICIA libanesa, tiene, evidentemente, un papel importante, dentro del cerco judicial que las grandes potencias han creado en torno a Obiang Nguema y su régimen. Esta afirmación es tanto más importante y justificada cuanto que ya han empezado a aflorar noticias sobre el uso que el régimen de Obiang Nguema y su régimen dictatorial corrupto, vienen  haciendo de los ciudadanos o súbditos libaneses que anidan la República de Guinea Ecuatorial. (Léase guinea Ecuatorial.net “Anuncios”.
Acabamos de leer en el periódico español, “El País”, las valientes y arriesgadas declaraciones hechas por Don Pedro Tomo Mayo, en colaboración con la JUSTICIA internacional, aceptando haber tenido que pagar impuestos revolucionarios (ilegales)  a Teodorín Nguema Obiang Mangue, por la explotación y trasiego de la madera guineana. Actitud, absolutamente contraria a la del ex Presidente del Tribunal Supremo de Obiang Nguema, José Oló Obono, protagonista del juego de sobornos y corrupciones de Obiang Nguema con la Justicia libanesa, en concreto y con el mundo, en general; y  conocedor de los múltiples delitos contra la Ley y la  JUSTICIA que caracterizan a su gran amigo, Obiang Nguema Mbasogo, dentro y fuera del país.