sábado, 10 de agosto de 2019

EL PARTIDO DEL PROGRESO ESTÁ ELABORANDO ESTRATEGIAS PARA ACABAR CON LA DESIGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE HOMBRE Y MUJER.


                                   
Ponencia del Partido del Progreso sobre la Mujer y su participación en la construcción de un estado democrático y de derecho en Guinea Ecuatorial.

La irrupción con fuerza de las mujeres guineanas en la lucha contra la dictadura de Obiang Nguema y su compromiso en favor de la democracia, así como  en la salvaguarda de los derechos fundamentales de los guineanos, que la dictadura sigue pisoteando, es una prueba del importante papel que va a desempeñar  la mujer en la construcción del nuevo estado democrático y de derecho del que queremos dotar  a  Guinea Ecuatorial.

Aplicándolo al momento en el que nos encontramos, nos vendría bien recordar aquella celebre frase: “no hay pueblos, países, sin futuro, hay pueblos y países sin proyecto”. Esta es la visión de futuro en la que debemos trabajar juntos guineanos y guineanas, hombres y mujeres: sentar las bases de una gobernanza, de una democracia activa que se construye desde la tolerancia, las libertades  y el respeto a los derechos humanos.

En la actividad políticas que está llevando a cabo el Partido del Progreso, siempre se está poniendo  de relieve el importante papel de  la igualdad de oportunidades  en las  políticas sociales para ayudar en la construcción de una futura sociedad guineana más justa. Ese debería ser también el compromiso  de cada uno/a con nuestro pueblo.

Entendemos que las nuevas tendencias en las políticas de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres requieren un cambio  cultural entendido  como beneficio social a favor de la igualdad de oportunidades desde una óptica multifactorial y multidimensional; interrelacionando  tres políticas: la política social, la ciudadanía activa y el ejercicio de las libertades.


En esta línea, deberíamos pretender, desde la participación de las mujeres rurales y urbanas en el  tejido  empresarial, social y ciudadano, introducir  la complementariedad de las políticas económicas y sociales para obtener los más  óptimos y mejores resultados en términos de competitividad empresarial; prestando una especial atención a los criterios de actividad e innovación necesarios para la cohesión económica  y social. 

La particular aportación del Partido del Progreso en este sentido, parte  de  la realidad actual, de  una situación  económica y social cambiante, donde aparecen nuevas formas de participación en el mundo laboral, social y político,  para propiciar un  cambio profundo y no solo corregir pequeños desequilibrios.

¿Qué define el  éxito de las políticas de igualdad en   las estrategias de desarrollo político y de acción social?

Nos gustaría poner de relieve el  considerar la igualdad no  sólo como un derecho objetivo, aquel establecido por ley,  sino como un derecho subjetivo,  en cuanto que sus demandas deben obtener respuestas por parte de todos los agentes sociales. Igualmente, es necesario  impulsar la comunicación de una visión  más humana y vital del desarrollo territorial, de la sociedad civil y de los legítimos derechos que se quieren practicar en la nueva sociedad que todos construimos. Guinea presenta realidades y necesidades, ilusiones, ….y por tanto se presenta como una prioridad presentar un  discurso positivo  y corresponsable; entre  la sociedad civil y la administración democrática que queremos construir; entre  los hombres y las mujeres. Podemos hablar así de una corresponsabilidad.

De ahí, que el reto clave consiste en favorecer  un cambio cultural, un aprendizaje colectivo que se produce en la sociedad guineana en  función del valor de la igualdad y que se traduce en  conductas cotidianas. 


Este cambio cultural  procurará nuevas formas de trabajo y participación  para  las mujeres. En este sentido, consideramos, dentro de las políticas sociales y de  desarrollo rural, como  acciones prioritarias para las mujeres:

-Modernización de los mercados laborales; incorporación de un enfoque  de ciclo vital en el empleo  y en la formación. Reforzando la incorporación al empleo  de las mujeres jóvenes que se incorporan por primera vez al mercado laboral  y mayores de 45 años, favoreciendo itinerarios de  formación-adaptación. El empleo también es un proyecto de vida y no solo un derecho a adquirir.

-Desarrollo del potencial de negocio de la pequeña y mediana  empresa.

-Potenciar la empresa virtual, las nuevas tecnologías para abrirse al exterior con nueva imagen de la sociedad guineana caracterizada por el desafío  de la competitividad. 

-Priorizar  la importancia de la creación de PYMES gestionadas por  mujeres y su consolidación, entendiendo que es un factor de cohesión regional, económica y social. Las PYMES son responsables de los dos tercios de los puestos de trabajo del sector privado en la  UE. 

Nos gustaría definir como prioritario  que las políticas sociales a desarrollar especifiquen estrategias claras que hagan referencia a los objetivos específicos de igualdad  de oportunidades para las mujeres,  que permitan su evaluación, y que mantengan el equilibrio territorial.

En esta línea, las mujeres mantienen una visión positiva o negativa de una sociedad, de las familias, convirtiendo las diferentes regiones en lugares atractivos para vivir  y para invertir. Es necesario enviar este mensaje positivo a todos los actores y administraciones, a la sociedad en su conjunto, para favorecer el cambio en Guinea. 

Nos encontramos con un reto común: invertir en  conocimiento e innovación; reforzar  el triangulo educación, investigación, innovación; dar a Guinea Ecuatorial  una “quinta libertad”, la  libre circulación del conocimiento. El acceso a  Nuevas Tecnologías de calidad en todo el territorio   es una demanda en el ámbito de los servicios de interés general. 


No obstante, consideramos  que las  políticas  de igualdad   orientadas a la mujer, como cualquier política,   son en principio hipótesis que deben ser verificadas con la realidad y, corregidas en base a la experiencia; por lo que la interlocución entre los agentes y sociales es un buen  principio de gobernanza del que esperamos que se  afiancen nuevas tendencias que contribuyan a mejorar la  calidad de vida de las mujeres. Aquí, nos detenemos brevemente en el asociacionismo, es decir un grupo de personas unidas por unos mismos fines y objetivos 

Las mujeres y las familias actúan como instituciones para la cohesión de una sociedad rural y urbana en profunda transformación,  y facilitan la permanencia  de los valores sociales y humanos. Esto implica la construcción  de proyectos abiertos a  la realidad del entorno social en el que ocupan un lugar preferente la promoción de los recursos humanosel concepto integral de desarrollo y el aprovechamiento de los recursos locales. En cualquier caso elevar el nivel educativo y cultural se convierte en una prioridad.


Esta Ponencia del Partido del Progreso sobre la Mujer y su participación en la construcción de un estado democrático y de derecho en Guinea Ecuatorial, propone enfocar la atención de las políticas en la definición y aplicación de una agenda constructiva para una justicia global, de modo que la acción coordinada de los países, a escala internacional, ha de buscar no privar a las personas de los beneficios del conocimiento, de los avances tecnológicos, de la diversidad cultural, y de cuantos beneficios únicamente gozan los pobladores del mundo rico. Y todo ello, contando con los principios de solidaridad y subsidiaridad.

Si se produjera el retorno de todas las mujeres que han tenido que abandonar nuestro país, por motivos políticos o económicos, así como la posibilidad de instaurar una democracia plena, Guinea Ecuatorial cambiaría rápidamente, debido precisamente a la capacidad creadora de las mujeres guineanas y a su sensibilidad para poner en marca políticas sociales y de igualdad que aliviarán el peso inhumano que, tanto la mujer, como otros colectivos marginados, están soportando en el interior de nuestro país, a la vez que se abriría un futuro prometedor para todo el conjunto de la sociedad.