viernes, 5 de junio de 2020

AQUEL 5 DE JUNIO DE 1988, EN GUINEA ECUATORIAL. -HISTORIA Y NOSTALGIA-

          Severo Moto y Armengol Engonga en rueda de prensa                                                     

* “Exiliarse, es preparar el retorno” Lema con el que emprendí el exilio hacia España.

* Era imposible ser guineo-hispano y elegir otro punto de exilio…
* Europa, Occidente (España) se volcaron en apoyo y protección de mi retorno. 
* Siento en mis venas y en mis carnes, el reclamo de mi pueblo de origen.

Por Severo-Matías MOTO NSA, Presidente del Gobierno en el Exilio del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial.                                                                                                                                                                                                                

RUPTURA Y ABANDONO.-El día 6 de noviembre de 1981 (mi cumpleaños) presenté al Teniente Coronel, Obiang Nguema Mbasogo, mi dimisión como Secretario de Estado de Información y Prensa, del Consejo Militar Supremo que nació del afamado “golpe de libertad…”,  del 3 de agosto de 1979. La ruptura entre el señor Obiang Nguema y yo; o entre el régimen militar de Obiang Nguema y yo, se centraba en que el Presidente me acusaba de “no ser pro-comunista” (Algo tan difícil y tan imposible como que, desde mi nacimiento, con 38 años de vida, formado en una colonia de neto corte occidental; con estudios de seminarista, de Magisterio y de Periodismo, mi vida (Colonia, Provincias y Autonomía) se había desarrollado bajo la prohibición oficial de todo lo que oliera a COMUNISMO que yo, ni siquiera había tenido la “granoportunidad” de estudiar y conocer, ni superficialmente ni a fondo. La ruptura entre un Obiang comunista y yo, se hizo obligatoria. Presenté mi dimisión (“delito” tan castigado en Guinea Ecuatorial…); abandoné mi cargo y, obedeciendo a las más mínimas normas de prudencia y autodefensa, abandoné mi país. Porque, seguir en Guinea, después de haber cometido el innombrable y gran delito de “dimitir”, era, simplemente, suicida.
Era imposible ser guineo-hispano y elegir otro punto de exilio…
PARTIDO DEL PROGRESO.-Un año después de haber abandonado mi país, con todo lo que ello significaba de alejamiento y casi pérdida de familia, de familiares, de amigos, y de proyectos profesionales de futuro, en base a mis estudios y preparación. La posibilidad de retorno apenas entraba en mis proyectos de exilio, con amplias posibilidades de insertarme, profesionalmente en medios de comunicación (como, efectivamente lo logré, de la mano del gran amigo Don Luis Maria ANSON OLIART) hasta que fui invitado a cofundar y presidir el Partido del Progreso.

La creación del Partido del Progreso y mi aceptación de presidirlo iban ligadas, evidentemente, a la ideología, al talante occidental de su textura de partido y su compromiso de hacer algo por reponer para nuestro país, todo y tanto como se había logrado en los finales de la colonización, en  las Provincias y en la Autonomía; y se había, depreciado dilapidado y perdido, con nuestra “caída” en una independencia militarizada y dictatorial. Nada se podía hacer, desde el exilio, sin contar con un instrumento político, permanente y eficaz  mensajero de un proyecto político para Guinea Ecuatorial. Menos importancia y eficacia para nuestro tenía un partido político, si no ejercía su papel dentro del país. Así nació el lema: “Exiliarse es preparar el retorno”  Como no podía ser de otra forma, echamos mano de la densa cadena de amistades de que disponíamos en España, nuestro exilio, tanto en el terreno de la sociedad civil (sin distinciones ideológicas) como en el campo político, cuyos partidos amigos y afines (Centro derecha democristiano) nos catapultaron hacia la comunidad internacional y nos conectaron con la IDC (Internacional Demócrata Cristiana-ahora- de Centro) Partidos del mismo signo, del mundo hispanoamericano (ODCA); de Alemania (CDU) de África… visitados en sus respectivos países o en reuniones y encuentros internacionales, permitieron al Partido del Progreso darse a conocer, aprender y afianzarse en el delicado juego político (luz y taquígrafos) Cinco largos años de exilio, de aprendizaje y de gran movilidad y ejercicio público en España (reuniones, conferencias, viajes y presencia en diversos medios de Prensa, Radio y Televisión.

En medio de esa frenética actividad política, “a longe”(desde lejos), me retó el cofundador y hoy, Presidente Honorífico, Don Antonio YUSTE GONZALEZ: “Si no llevamos el partido a Guinea Ecuatorial, de nada ha servido crear y contar con un gran Partido Político…”

Con un valiente equipo de hombres y mujeres guineos, situados en la retaguardia, en España; bajo la firme dirección del Vicepresidente, Don Armengol ENGONGA ONDO, decidimos dar el gran salto cualitativo. El triple salto mortal: Al encuentro de nuestro pueblo; en pacífico e inocuo reto a la dictadura; y en petición de reconocimiento del Partido del Progreso.  

SOLEMNE PRIMER VIAJE, DE RETORNO,                                                                                                   EN BUSCA DE LEGALIZACIÓN DEL PP

Europa, Occidente (España de entonces) se volcaron en apoyo y protección de mi retorno. Era, como hoy, un 5 de junio de 1988…

Eran, evidentemente, otros tiempos, otras personas y otras circunstancias. No por eso dejar de hacer mención especial a todo lo que significó, en aquellos tiempos, la atención, el apoyo, el cariño y la protección que Europa, Occidente, y dentro de Occidente, España…prestaron al Partido del Progreso, desde su nacimiento en general y muy concretamente en la delicada y artística obra de arquitectura política, diplomática y humana desarrollada en todo el proceso de abrirme paso al retorno a mi país. En un momento en que ni se podía mencionar la posibilidad de cambio de actitud del régimen implantado en Guinea Ecuatorial, ni tampoco podía estar, yo, seguro de que contaba con tan delicada obra de permitir mi llegada y entrada en Guinea Ecuatorial; pasar 24 días en Malabo y regresar, vivo, a España: “España ha dirigido un mensaje, esta tarde, a Guinea… para que no pase nada…(Así me animó, en la portezuela del avión, una confidente, periodista… que se sumó a la aventura de ese delicado viaje a Guinea Ecuatorial. No fue nada despreciable que todo un Vice-Secretario de la IDC (Andrès LOUIS) protagonizara el prestigioso cortejo intencional de periodistas y personalidades, que se sumó al histórico viaje. Ahí estaba, nuestro cofundador y Presidente Honorífico del PP, Don Antonio YUSTE GONZÁLEZ, pegado a la egregia figura del gran letrado guineo, Don José Luis JONES DOUGAN, Secretario General de PP.

Era, como hoy, un 5 de junio de 1988.

LA TRANSICIION PACIFICA RECLAMA A SUS HIJOS.

Siento, en mis venas y en mis carnes, el reclamo de mi pueblo de origen.

Y una gran nostalgia y profunda ansiedad por sentir aquella sensibilidad, apoyo, protección y ayuda de la Comunidad Internacional (con España por delante) que me acompañaron, aquel 5 de junio de 1988., en nuestro primer viaje, tan arriesgado, desde el exilio, a Guinea Ecuatorial. ¡Parece como si fuera ayer!

Imposible no sentir ese renovado deseo de retorno en libertad, en un momento como el actual, en que el pueblo guineano, azotado por el látigo de la muerte (¡¡¡Prohibido visitar hospitales, bajo pena de inyección  letal!!!) necesita la presencia de todos sus hijos, en un gran esfuerzo por una TRANSICIÓN PACÍFICA, que nos conduzca a una ELECCIÓN LIBRE de QUIEN nos sepa conducir, por la vía de la JUSTICIA, a la necesaria RECONCILIACIÓN. 

Cada vez suenan con fuerza, voces que aseguran que una gran  parte del mundo y clan familiar, así como del entorno del Presidente Obiang Nguema, que estarían dispuestos a secundar y apoyar la TRANSICIÓN PACÍFCA, con el respaldo, apoyo, protección y ayuda de la Comunidad Internacional.