lunes, 27 de enero de 2020

POLITICA SOCIAL Y DESARROLLO ECONOMICO PARA UNA FUTURA GUINEA LIBRE Y DEMOCRATICA


Exilio del Partido del Progreso forzado en España, 27 de Enero de 2020.- Los gobiernos modernos se basan en un contrato social entre los ciudadanos y el Estado, en el cual se acuerdan derechos y deberes por ambas partes para promover el bien común. 
Los ciudadanos prestan su apoyo al gobierno mediante el pago de impuestos y contribución al desarrollo del país; los gobiernos, en contrapartida, adquieren legitimidad protegiendo los derechos de los ciudadanos y apoyando políticas públicas que beneficien a todos (ONU/DAES).
Existen estados como el de Guinea Ecuatorial que reciben muchos más ingresos por la explotación de sus materias primas que por la contribución de los impuestos ciudadanos. En estos casos, la justicia distributiva exige que una parte importante de estos ingresos sean destinados directamente a socorrer las necesidades alimenticias, de vivienda, educativas, etc. de los sectores de población más desfavorecidos. En Guinea Ecuatorial sabemos que no sólo se desatienden a los sectores de población más vulnerable, sino que se les margina expresamente, en beneficio de una elite dominante.

El vergonzante despilfarro que están protagonizado todos los componentes del clan gubernamental, especialmente los familiares de Obiang, y ya de forma escandalosa la vida de lujos y vicios de Teodorín. Es raro el día en que nuestro tonto nacional no aparece en la redes sociales, haciendo ostentación de sus juergas o exhibiendo un lujo desmesurado.


Sabemos que una multitud de hombres fuertes favorecidos por el dictador están sacando de Guinea todo el dinero robado a nuestro pueblo y lo están invirtiendo en España. 
El Partido del Progreso condena al régimen de Obiang Nguema por haber hurtado a nuestro pueblo los bienes que nos corresponden a todos. Creemos que el nuevo régimen democrático que se establezca en Guinea Ecuatorial, debe  centrar su atención en  nueve puntos prioritarios, que el PPGE ha contemplado siempre en su proyecto de gobierno: Sanidad, Atención Social, Educación, Comunicaciones, Vivienda, llevar la electrificación a todas las poblaciones de nuestro país, potabilización de aguas, saneamiento y recuperación de la agricultura. Son las acciones básicas que hay que llevar a cabo para que se produzca una mejora sustancial en la calidad de vida de los guineoecuatorianos  y para  sentar las bases de un desarrollo económico duradero.
Los dirigentes del Partido del Progreso sabemos además, que existe una relación directa entre desarrollo y política social. De tal forma que si los estados quieren garantizar una política social duradera, han de atender primero estrategias de desarrollo profundas y estables. No hay que olvidar que las inversiones sociales son esenciales, no sólo para modernizar y desarrollar un país, sino también para conseguir cohesión social y estabilidad política.
De otra parte es necesario que una parte importante de los ingresos que el estado guineano recibe, ha de destinarlos a la promoción del empleo entre sus habitantes
Para el Partido del Progreso, las políticas sociales constituyen una parte esencial en la Estrategia Nacional de Desarrollo, destinada a lograr el crecimiento económico, erradicar la marginación, configurar un país y facilitar la superación de conflictos.
El Desarrollo de los Pueblos es un viejo proyecto que elaboró el Partido del Progreso y que consiste  en un ambicioso proyecto de Desarrollo Comunitario que pretende tejer una red de ayuda en todo el conjunto del país, también en los núcleos más pequeños y alejados,  en el que se combinen las acciones de desarrollo con las de acción social, llevadas a cabo con equipos de animación  socioeconómicas de Agentes de Desarrollo Local.
El continente africano va a vivir en breve una revolución económica similar a la de India y China, pero basada esta en el aprovechamiento de sus recursos naturales, especialmente la agricultura. Se puede decir que este será el siglo de Africa, en el que jugará un importante papel la mujer. Una mujer llena de empuje y de coraje, clave en la sociedad africana y en la de Guinea, cuyo cometido será determinante en el futuro económico del Continente Africano.