lunes, 16 de octubre de 2017

RECUPERAR LA AGRICULTURA DE GUINEA ECUATORIAL, LA TAREA MAS URGENTE



Secretaría de Formación del Partido del Progreso

La agricultura de Guinea Ecuatorial ha sido el sector más perjudicado por la acción e inacción de la dictadura. Se puede decir que desde que nuestro país accediera a su independencia, el descenso de la agricultura ha sido impresionante. En todos estos años no se han experimentado cambios significativos, mas aun, se ha ido desmantelado gradualmente el tejido productivo de las pequeñas y medianas explotaciones, y mucha superficie de cultivo ha sido invadida por el bosque, por lo que el medio rural en su conjunto ha ido  sufriendo un secular deterioro.


Está claro que al régimen dictatorial no le ha interesado para nada la agricultura, ni la gente del medio rural, poco proclives a Obiang, por otra parte. Además, el gobierno ha focalizado toda la acción en un solo sector, el de hidrocarburos, y en las grandes empresas y capitales que venían atraídos por el espejismo -fomentado por el gobierno- de un cacareado y artificial desarrollo, con el innoble objetivo de obtener grandes mordidas y corruptelas de las inversiones extranjeras. Esto ha traído como consecuencia el abandono del sector agrario y  la nula inversión en infraestructuras rurales (caminos, captaciones de agua, pequeñas industrias de transformación, etc.). Por otra parte, las   grandes inversiones que se han realizado en la construcción de nuevas ciudades, así como en diferentes obras faraónicas -con el único fin de alimentar una patológica y malsana megalomanía del dictador-, no han repercutido para nada en el tejido productivo, y menos en el desarrollo de la agricultura o en el de las propias zonas rurales. Y no solo eso, sino que además, estas nuevas infraestructuras y desarrollo urbanístico se han hecho a costa de la agricultura, con la expropiación –la rapiña mas bien- de las mejores tierras de cultivo. Ahí tenemos el caso de Sipopo. 

También hemos detectado el acaparamiento abusivo -expolio- de las tierras que habían dejado los exiliados y las de muchos guineanos críticos con el dictador, que han ido a parar directamente a la familia de Obiang y a los gerifaltes del régimen.

Los directivos, y también los expertos, del Partido del Progreso pensamos que la agricultura sigue siendo un sector estratégico y que en Guinea Ecuatorial  esta ha sido especialmente maltratada por un loco e irresponsable ministro  (Teodorín), que a pesar de haber transcurrido algunos años de su cese como ministro de Agricultura y Bosques, ha seguido acaparando los recursos madereros, e influyendo en el diseño y en todas las decisiones relacionadas con la política agraria. Creemos que dar chapas de zinc a los poblados o entregar motocultores a los agricultores para comprar voluntades, o entregar irresponsablemente el bosque a unas compañías madereras depredadoras, no es la mejor forma de mejorar ni la agricultura, ni el medio ambiente.

Además, es de autentica vergüenza ver como un país con excelente clima  y buenos espacios agrícolas para producir, tenga que importar casi la totalidad de los alimentos del vecino Camerún y de España.  

En los momentos de crisis mundial que vivimos, todos los países están intentando que la agricultura recupere el lugar que le corresponde. La propia FAO está alertando sobre la  preocupante  carestía de materias primas alimentarias, que ha provocado que se disparen los precios de los alimentos. En este sentido, podemos asegurar que un país como el nuestro, con abundantes espacios agrícolas, bien delimitados para poder ejercer la actividad agraria productiva de materias primas básicas y que además, cuente con personas formadas y trabajadoras, capaces de sacar todos los beneficios a la tierra, este país tendrá un futuro asegurado, porque quedará garantizada su seguridad alimentaria. 

En Guinea Ecuatorial, un país en que todo se importa, los alimentos básicos alcanzan un precio demasiado elevado, inasequibles para las capas mas pobres de la población, con lo que la producción in situ de gran variedad de productos, debe de ejercer un efecto regulador a la baja en los precios de los alimentos básicos. Sirva de ilustración ente ejemplo: si el precio en el mercado mayorista de 1 Kgr. de tomates es de 1 euro, y el coste de producción, según nuestras estimaciones, no supera los 0,30 euros, con este margen los agricultores que cultiven esta hortaliza pueden obtener buenos beneficios, con lo que al poner a disposición del mercado grandes cantidades de tomates, el precio baja automáticamente. Y así, sucesivamente en todos los productos, por el efecto de la oferta y la demanda, los precios se irían equilibrando constantemente.

Por otra parte, hemos comprobado en Guinea Ecuatorial, que el abandono de la agricultura ha llevado aparejado el deterioro del medio rural y del medio ambiente en su conjunto. Así se ha demostrado en los países de la vieja Europa; cuando esta comenzó a invertir dinero en sus zonas rurales, a través de los Planes Leader, y se mejoró sustancialmente la producción agraria, comenzaron a emerger oficios artesanales desaparecidos, se generalizó el turismo rural en casas de labranza y en albergues rurales. Paralelamente se mejoraron las infraestructuras forestales, se crearon parques naturales, se repoblaron los bosques con nuevas especies vegetales y animales, mejorando el medio natural en su conjunto. 

Los técnicos del Partido del Progreso estamos llevando a cabo una planificación de todos los sectores de la economía de Guinea Ecuatorial, para poner en marcha toda una serie de proyectos que mejorarán el conjunto de la economía del país y la vida de los guineanos. Entre los proyectos relacionados con el medio rural y la agricultura, destacamos: a) puesta en marcha de un plan de mejora de los principales cultivos tradicionales de Guinea Ecuatorial, como, yuca, malanga, papaya, cacao, café, etc, centrado en la mejora de las variedades mediante métodos de macroclonación y micropropagación; b) Estudio y puesta en marcha de vaquerías integrales para instalarlas en la Zona Continental y en la Isla; c) estudios agroclimáticos y culturales sobre la generalización del cultivo de la patata, importante este, para asegurar una dieta calórica equilibrada; d) introducción de las hortalizas tradicionales de la agricultura occidental, con la mejora de los sistemas de cultivo; e) estudios sobre puesta en marcha de plantas de biocompostaje, para la producción de materia orgánica, necesaria para la mejora de los suelos agrícolas, etc.

No es posible poner en marcha una agricultura que cumpla con los anteriores requisitos, sin antes acometer reformas estructurales en profundidad, como:   

- La ordenación del territorio: estableciendo las zonas para la producción agrícola; las zonas forestales, tanto de explotación, como de reservas; así como, las zonas protegidas.

- Una reforma agraria en profundidad, que corrija la utilización indebida de muchas propiedades y devuelva las tierras usurpadas a sus antiguos dueños.

- El desarrollo de los pueblos, como forma de crecimiento descentralizado y sostenido. Este favorecería la redistribución de la población, evitando las grandes concentraciones de población, tan frecuentes en muchos países de África.

- Programas de formación básica y divulgación de nuevas técnicas en la agricultura, así como, la creación de un centro  de investigación nacional.

- Los proyectos de cooperación agrícola, llevados a cabo por ONGs y otras instituciones privadas, deberán tener en cuenta las necesidades reales de las comunidades, contando con la implicación de las mismas en el desarrollo y en los objetivos finales, así como, estar enmarcados dentro de los cauces que  el gobierno establezca para estos.

- La explotación del bosque ha de concebirse como un cultivo: la selvicultura, una explotación racional que va revegetando aquellas fincas que han sido esquilmadas, para que en el futuro vuelvan a ser aprovechadas racionalmente. 

- Puesta en marcha de una red de agentes de dinamización socio-económica, que trabajarán en la mejora de la vida local de los diferentes grupos de población (profesionales, jóvenes, amas de casa, tercera edad etc.)

- Mejora de los cultivos autóctonos: selección de variedades, técnicas de cultivo y poscosecha . Introducción de nuevos cultivos, como la patata y algunas hortalizas.

- Puesta en marcha de explotaciones intensivas de avicultura. Hay que tener en cuenta que la producción de carne de pollo, a partir de los años sesenta, supuso para la alimentación española un aporte de proteína animal barato, que vino a paliar los problemas de desequilibrio en la dieta de un segmento importante de la población.

- Afianzar el papel que siempre ha tenido la mujer en la agricultura, eliminando las leyes discriminatorias, referentes a la propiedad de las tierras y asegurarles el acceso a una buena capacitación profesional.

En el equipo de expertos con el que cuenta el Partido del Progreso, existen dos Ingenieros Agrícolas y varios técnicos de grado medio en esta materia, que han estado diseñando todo un plan estratégico para desarrollar la agricultura de Guinea Ecuatorial, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de los guineanos en este momento y el de las generaciones futuras.


El Presidente Severo Moto, es consciente de que el desarrollo de la agricultura, asegurará la alimentación de los guineanos y se convertirá en un sector estratégico, sirviendo de nexo entre la Comunidad Económica Europea, de los países de nuestro entorno y del resto de países de Centroafrica.