martes, 24 de septiembre de 2013

CUIDADO, QUE VIENE TEODORIN. (II) LA HISTORIA QUE SE REPITE, EN GUINEA ECUATORIAL.

                                                               

Por Severo-Matías MOTO NSA, Presidente el Partido del Progreso y Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial.

El Presidente de Guinea Ecuatorial (Lo hemos señalado en el artículo anterior) está empeñado en entronizar a su hijo en el trono de la dictadura, que él parece dispuesto a abandonar por la puerta silenciosa, la de Villadiego y la  “de rositas”.
La historia que está punto de repetirse en Guinea Ecuatorial, merece ser recordada.

LA VENGANZA SILVESTRE.

1-  ANGÜE EYENE.-  El día 29 de septiembre de 1976,  (a punto de cumplir mis “33” años…) experimenté, por primera vez, en mi vida, lo que era una detención, una conducción a un calabozo de la Policía de Bata, y el inicio de lo que iban a ser 3 años de cárcel en Black Beach) Era, por cierto, la fecha del octavo aniversario de la exaltación de Macías Nguema al poder de la dictadura de Guinea Ecuatorial. El día 5 de octubre de ese mismo año, me trasladaban a la llamada “Cárcel Modelo” de la ciudad de Bata. Tras la truculenta e infernal ceremonia de sangrienta “recepción” que nos ofrecieron los militares preparados “ad hoc”, a la mañana siguiente, sin apenas poder levantarme del desmayo que sufrí tras la bestial y sorda paliza recibida, se me acercó un fornido personaje, con extraño parecido a un gigantesco oso. Se llamaba ANGÜÉ EYÉNE.

- Ambólan, moádjang (Hola, hermano) -Me saludó, con voz profunda, rasgada y vigorosa- Soy tu hermano; me han dicho que eres de la tribu Esaguong.  Yo estoy aquí, desde que Macías entró en el poder de este país.
- ¿Desde el 12 de octubre de 1968?
- Sí.
- ¿Por qué?
- Yo declaré, antes de que él fuera hecho presidente, que yo prefería votar a un orangután  antes que a él. Porque es peor y más bruto que un orangután.
- Pero tú eres de Mongomo…
- Claro; por eso. Porque le conozco bien. Más que los de otros Distritos.
- ¿Y qué pasó, al final?
- Él se había enterado de mi conversación…(¡Hay muchos traidores en este país, hermano!) Al tomar el poder, me hizo llamar y me amenazó: “Tú vas a la cárcel, y estarás ahí hasta que yo abandone el poder”. Y aquí estoy. Llevo el mismo tiempo que él lleva en el poder. Pero no pasa nada… (gritó)

Angüe Eyen me animó a aguantar el trance, a esperar, porque “todo esto acabará”-me repetía, cada vez que acudía a acompañarme tras una nueva paliza. Once años (los once años que estuvo Macías en el poder) estuvo en la cárcel Angüe Eyene; un bizarro ciudadano de Mongomo. Un Esaguong curtido a golpes de porrazos, bofetones, puñetazos, rodillazos en el pecho y grilletes eternamente ceñidas en sus manos fue, para mí, un vivo y cruel ejemplo premonitorio de la VENGANZA que era capaz de desarrollar Macías y su gente.


2.- Casi paralelamente a las declaraciones desafortunadas de ANGÜE EYEN, la irreversible “elección” de Macías como primer Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, revolvió de desesperación, rabia  e impotencia al mundo intelectual y profesional de Guinea Ecuatorial. Toda esa furia del mundo de altura de que disponía Guinea Ecuatorial, se materializó en la redacción y firma de un manifiesto, negándose a aceptar tan errado destino en manos de un hombre, además de paradigma de la violencia,  rudo, profundamente analfabeto y, por los médicos,  diagnosticado como loco.

Un Maestro de Primera Enseñanza, Alejo Nguema (R.I.P.) se encargó –dicen- de filtrar la lista de los firmantes del manifiesto, y la hizo llegar a Macías Nguema Biyogo.
(¡¡¡Hay muchos traidores en este país!!!-gritó Angüe Eyene… ¿se acuerdan?)

Una vez tomado el poder, Macías Nguema, primer presidente de Guinea Ecuatorial puso en acción su violento y mortal látigo militar (su sobrino Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, hecho teniente coronel) para detener, por orden de lista a las decenas de miles de Maestros, catequistas, oficiales administrativos, mecanógrafos, funcionarios de la administración, doctores, médicos, practicantes, comerciantes, agricultores de prestigio, figuras destacadas de la vida pública y social de Guinea Ecuatorial, quienes, durante días y semanas eran transportados en los famosos … land-rovers de guerra, soviéticos, conocidos con el vulgar nombre de  NGÓ-NGO-NGÓ, a las cárceles de Black Beach y “modelo” de Bata.  Hacinados, todos, como ratones, en la sala número 1, de la cárcel modelo de Bata(para presos políticos)  casi a punto de sufrir ahogamientos, amagaron o ensayaron  fugarse  de aquel infecto antro, intentando abrir un agujero en la  pared del penal. Un grupo de ellos hallaron en este acto la muerte, acribillados a balazos de pistola, por dos autoridades nacionales guineanas; alertadas por un maestro llamado “Secundino” 

(¡¡¡Hay muchos traidores en este país!!! –gritó Angüe Eyene…¿Se acuerdan?  

Los supervivientes de esta despiadada masacre, fueron llevados al salón de cine Okangong de Bata (Destartalado salón de juicios sumarísimos). Conminados a incriminarse y aceptar, con  acusaciones  mutuas que habían  intentado un golpe de estado (con cuya autoinculpación se les prometía que iban  salvarse) fueron todos condenados a traición y ejecutados en las fosas de NGOLO AYOP. Con los hilos de sangre que destilaban las heridas de balas mortales, que abrían sus cuerpos, se escribió el ignominioso folleto: “EL BAILE DE LOS MALDITOS” En ese terrible y mortal golpe, Macías y Obiang Nguema dejaban estampado un nuevo impacto de su capacidad de VENGANZA contra quienes (guineanos) no les aceptaban.