miércoles, 22 de febrero de 2012

¿POR QUÉ GUINEA ECUATORIAL HA ABANDONADO SU AGRICULTURA?


                                                                                             


Comisión de Agricultura y Medio Ambiente, Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial

Antes de 1968, fecha de nuestra independencia, la producción de cacao, café y madera ,habían sido el motor de la economía de Guinea Ecuatorial. Solo el cultivo de cacao, con una producción de 38.000 toneladas/año,  suponía el 75% del PIB. En el año 1975 la producción de cacao bajó a las 2.340 toneladas y actualmente es prácticamente testimonial, no superando las 500 toneladas. La producción de café ha experimentado parecido retroceso. De las 8.500 toneladas de 1968, pasó a 1.500 en 1978 y  de apenas  300 en la actualidad. Todos las demás producciones agrícolas han descendido de igual forma, a ecepción de la extracción de madera, que ha sufrido una sobreexplotación. Hoy la agricultura y la pesca en su conjunto sólo participan de 2,2 % en el PIB.


Hace unos días, diferentes medios digitales sacaban a la luz la existencia de 330 toneladas de caco en stock de primera calidad, en manos del INPAGE. Resulta increíble el grado de desidia que existe en el  Ministerio de Agricultura y Bosques de Teodorín, que no ha podido sacar a la venta casi toda la producción anual de cacao de Guinea Ecuatorial, con la fuerte demanda mundial existente y además con un producto de primera calidad. Está claro que a estos gobernantes les da igual que los agricultores no puedan cobrar su cosecha. Según el sistema que han establecido, el Gobierno adelanta a los agricultores los insumos (semillas, abonos, combustible, maquinaria, etc) necesarios para el cultivo y les vende sus productos a precios ridículos, por lo que estos se convierten en brazeros de sus gobernantes. Por este motivo, el agricultor desengañado abandona el cultivo para pasar a alimentarse del bosque o vivir de una agricultura no declarada, en la que la gente vende sus productos de forma clandestina. 

¿Cómo es posible que una actividad tan importante para Guinea Ecuatorial como la agricultura, haya quedado casi desmantelada?. Sabemos que a nuestro ministro playboy  no le interesa la agricultura, ya que de su actividad puede sacar pocos beneficios. Le interesa más la madera, porque puede hacer contratos de futuro, cobrados por adelantado a compañías tan despiadadas, como  Rimbunan Hijau Ltd. El Movimiento Mundial de los Bosques Tropicales, WRM en su boletín de Agosto, denunciaba a este respecto: "la compañía malaya Rimbunan Hijau, realiza actualmente la mayor parte del madereo del país, según se dice gracias a sus fuertes vínculos con el hijo del Presidente, que es actualmente el Ministro de Bosques. Además, esta compañía malaya ha sido acusada de ser "una de las peores del mundo". En el estudio de Richard Wilcox ("Asian Economies Fuel Forest Meltdown", publicado en The New Observer), se plantea que Rimbunan Hijau Ltd. se ha convertido en una de las compañías madereras más despiadadas del mundo por su incumplimiento de la legislación y normativas nacionales, violaciones a los derechos humanos e incumplimiento de obligaciones contractuales". 

La irrupción del petróleo, paradógicamente ha tenido un efecto pernicioso para la agricultura guineana. La dictadura ha visto en el petróleo una fuente de ingresos segura (para ellos), que les ha permitido enriquecerse y afianzarse en el poder mediante la compra de voluntades. En vez de invertir esos recursos en la mejora de la estructura productiva de las explotaciones agrarias, lo ha malgastan en obras faraónicas y en grandes fastos para deslumbrar al mundo y para pavonearse ante los demás dirigentes africanos. Pero es que además, el aumento de las rentas de un reducido grupo de la población, dispuestos a abastecerse a toda costa, ha producido un efecto de subida en los productos de primera necesidad, haciéndoles inasequibles para  las economías más modestas.  

En el Gobierno en el Exilio, contamos con varios Agrónomos, además del propio Vicepresidente Don Armengol Engonga, circunstancia que nos ha permitido tener una visión bastante global y ajustada sobre las necesidades de la agricultura de nuestro país y poder desarrollar un completo plan de mejora para todo el sector primario. En primer lugar, hemos estado trabajando sobre los principales producciones que tradicionalmente se han venido cultivando en nuestro territorio y que creemos que todavía tienen plena vigencia. 

Además del cacao y el café, es necesario potenciar otros cultivos que han tenido tradicionalmente mucha importancia, como:  la palma,  caña de azúcar, plátano, cacahuete, mandioca, yucca, mango, papaya y nuez moscada. Creemos que se deben generalizar e introducir cultivos como: la patata, diferentes tipos de hortalizas, arroz, cítricos, aguacates y otros frutos tropicales o semitropicales. Toda esta mejora del sector agrícola, debe de pasar, primero por la ordenación del territorio, en el que las 850.000 has. de tierra potencialmente cultivables con que cuenta nuestro país, deben de ser catalogadas y clasificadas según cualidades  agroclimáticas, para proceder a una posterior ordenación de los cultivos a implantar.

En cuanto a la producción ganadera, siempre ha cobrado importancia, sobre todo en el continente, una cabaña compuesta por cabras, vacas y ovejas. Es precisamente en las zonas altas de Evinayong donde  se puede desarrollar una actividad ganadera, imprescindible para abastecer a la mayoría de la población y bajar los precios de referencia de la carne y la leche, demasiado elevados. A parte de las especies autóctonas, tenemos preparado un proyecto sobre  lecherías integrales, que comprende: un centro   de pasterilización de leche y diferentes vaquerías con la raza  frisona canadiense.

El desarrollo de la ganadería avícola es de suma importancia, no sólo en la producción de huevos, sino también en la cría del pollo de carne,indispensable para conseguir una fuente de proteínas barata. Debemos recordar aquí la importancia que la carne de pollo tuvo en la España de los años 60 y lo que supuso en cuanto al amejoramiento de la dieta alimentaria de los españoles.  

Todo este conjunto de actividades necesita un plan coordinado de acciones, destinadas  a la  investigación, la divulgación y la formación de los agricultores guineanos. Además es obligatorio destinar una cierta cantidad  de recursos económicos procedentes, como es lógico, de los beneficios que proporciona la industria del petróleo para el desarrollo de la agricultura y ganadería. Creemos que tanto en este sector , como en los demás sectores productivos, que pueden mejorar la vida de las familias guineanas, es donde hay que invertir el dinero, no en obras megalómanas, ni en lujos para la familia Obiang y para  el resto de ese clan de privilegiados que oprime y roba a nuestro pueblo.