viernes, 23 de diciembre de 2011

¿POR QUÉ LUCHAMOS? VIII




¿POR QUÉ LUCHAMOS? VIII
UN CAMBIO DEMOCRÁTICO Y ALTERNANCIA EN EL PODER

Daniel M. Oyono
Movimiento Libertades y Cambio



El móvil único que debe hoy concentrar todos los esfuerzos de los partidarios del cambio en nuestro País, a éstas alturas de nuestra lucha por las libertades democráticas, la igualdad y la justicia social que persigue nuestro humillado Pueblo, es orientarnos a la toma del poder, de todo el poder, político, económico-comercial, social, la Administración civil, militar y la seguridad nacional, en manos de la dictadura desde hace más de 35 años.

 Hay que decirlo sin complejos, alto y público, para que no haya lugar a dudas o falsedades. El mensaje es claro para todos, nacionales y extranjeros, no hay paños calientes ni atajos para la paciencia y la determinación de nuestro maltratado y desterrado Pueblo, despojado de sus bienes, de todos sus derechos y obligado al exilio exterior e interior, por la brutal represión y la discriminación que se encuentra sometido diariamente, por la barbarie de la represión criminal e inhumana del régimen totalitario

Esta es la conclusión de la Dirección de mi Partido, después de un análisis nítido y profundo, con serenidad y preocupación de los últimos pronunciamientos y posicionamientos públicos del dictador y su régimen, con el recrudecimiento de la violencia salvaje contra nuestro Pueblo. La macabra voluntad de hacer sufrir y de hacer el mal del dictador y su familia no tiene límites, ni posibilita alguna rectificación, haciendo imposible cualquier apertura política, cualquier diálogo con la verdadera Oposición no domesticada ni enfeudada a él, tanto en el exilio como en el País, lo que obliga seriamente a nuevos planteamientos.

El 3 de agosto de 1979, Teodoro Obiang Nguema violentó a nuestro Pueblo despojándolo de todos sus derechos, apoderándose de sus riquezas y secuestrando para siempre su soberanía nacional, por medio de un cruento golpe de Estado, llevado a cabo después de eliminar sin contemplaciones a los mejores hijos de entre los mejores de nuestro Pueblo, a lo largo de su siniestra carrera diabólica.

Memorando ese día éste año, Obiang Nguema declaró públicamente que en Guinea Ecuatorial la transición política había acabado y que no haría ninguna concesión política más, "el que piensa o quiere otra cosa, que haga lo que yo hice", señaló, se considera el dueño y amo absoluto de nuestro País y de los guineanos, por haber robado el poder soberano de nuestro Pueblo, con el brutal golpe de Estado de 1979, poder absoluto que entiende que puede pasar a sus vástagos y otros familiares de forma hereditaria, cuando le plazca, hacer y deshacer, según su su voluntad.

Manifestó además que desde ahora, no aceptará ninguna presión sobre una apertura política procedentes del extranjero, señaló en concreto a los gobiernos de los Estados Unidos de América, Francia, España o la Unión Europea, porque las considera injerencias que pretenden imponer un nuevo "colonialismo" y apoderarse de las riquezas de Guinea Ecuatorial, que sin embargo, se ha apoderado él y su familia exclusivamente, apartando talmente a nuestro Pueblo, verdadero dueño de las mismas.

Para avanzar en sus paranoicos propósitos como es de actualidad entre los dictadores actuales de turno, Teodoro Obiang Nguema ha impuesto recientemente a su hijastro Teodoro Nguema Obiang, alias Teodorín, a la vicepresidencia de su Partido PDGE y preparado como es habitual en él, un fraudulento referéndum de modificación de la "constitución" para nombrarle próximamente también Vicepresidente de la República, imitando las prácticas de su más íntimo y fiel amigo libio el coronel Muammar el Ghadafi, a quien prestó un apoyo total con el dinero guineano, reclutando y financiando mercenarios en la guerra contra su Pueblo, para imponer una dictadura de por vida en la persona de su hijo Saif al Islam, capturado y encarcelado por las nuevas autoridades de Libia y pendiente de juicio, por sus crímenes y los de su Padre, durante el régimen perpetrado por su familia durante cuarenta años; una desgraciada aventura que ha devastado tanto a Libia como a su Pueblo, pero que afortunadamente, todo el mundo sabe cómo terminó.

 Las trampas de Teodoro Obiang Nguema son las mismas que pretendía su amigo libio, maquillar el régimen para que todo siga igual de mal para peor; todo el mundo sabe, incluso dentro de su propia familia, que Teodorín no tiene ninguna capacidad ni formación para acceder a altas funciones, como para estar al frente de un País, aunque no tenga un Estado de verdad como es Guinea Ecuatorial, salvo seguir aplicando a peor el programa destructivo y corrupto de su Padrastro: violaciones, robos masivos y enriquecimiento ilegal, explotación salvaje y sin control de las riquezas nacionales, cuyos beneficios reparte con sus socios, las multinacionales y comerciantes extranjeros a espaldas de nuestro Pueblo, al que únicamente le toca vivir la represión y las continuas violaciones de sus derechos fundamentales, regados por la arbitrariedad de un macabro sectarismo destructivo.

Tengo que dejar claro aquí que como Partido, nos oponemos y rechazamos con toda rotundidad la impuesta reforma de su "constitución" y las maniobras hereditarias del dictador, por convicción y porque no podemos ser más que republicanos. Hace años, venimos exigiendo la convocatoria de una conferencia nacional que reúna a todos los dirigentes de los diferentes Partidos políticos del País, sin ninguna restricción ni exclusiones, para abordar los graves problemas y desafíos, principalmente el cambio y la alternancia de poder, por medio de una transición política pacífica que conduzca al País hacia la democracia.

Reclamamos hace dos meses, en una carta dirigida a Teodoro Obiang Nguema, firmada conjuntamente por el Vicepresidente del Partido y yo mismo, libertad de movimiento para los señores Don Felipe Ondó Obiang y Don Guillermo Nguema Elá, principales líderes de Frente Demócrata Republicana (FDR), quienes se encontraban en residencia vigilada con todas las restricciones de movimiento desde hacía muchos años, y después de estar otra década en prisión torturados y en condiciones inhumanas, y solamente DIOS con su misericordia podía mantenerles con vida. Hoy éstos patriotas combatientes enérgicos del cambio y de la democracia están libres y llevan más de tres semana en España.

 En éstos momentos, uno de los elementos principales de la transición, sería la formación de un gobierno provisional integrador de amplia representación, reducido a la realidad de la población de Guinea Ecuatorial, de entre trece a quince miembros, frente al despilfarro hervidero corruptivo actual arrastrado de los últimos años, que  sitúa entre cincuenta y seis y sesenta miembros de gobierno, una barbaridad que sólo se entiende en el ánimo de la corrupción planificada y de la incompetencia. El nuevo gobierno de España formado a noche por el Presidente Rajoy Brey está compuesto por trece miembros, en un País de cuarenta millones de habitantes, cuando nuestro País no llega al millón. Éste gobierno tendría como tarea principal reconciliar el País y preparar a la población a unas elecciones generales y locales libres y transparentes, con supervisión internacional independiente.

El siguiente paso para nosotros como Partido, es la convocatoria de la mesa política nacional, dentro de todas las garantías internacionales de seguridad para todos los líderes políticos. Las negociaciones preliminares deben realizarse en un País tercero, elegido de común acuerdo, donde se fijen los objetivos y el calendario de la transición. Ésto debe hacerse de forma inmediata, si Teodoro Obiang Nguema, quiere sortear una salida fuera de aquélla conocida por su amigo Muammar Ghadafi y su régimen, o de la conocida por los dictadores de Túnez, Egipto y Yemen, por ahora.

Está llegando la hora de la verdad para nuestro País y para nuestro sufrido y ultrajado Pueblo, sobre todo, el de turbulencias insalvables para Teodoro Obiang Nguema, su régimen y sus proyectos, todo llega a su fin, todo tiene un final y todo tiene su tiempo, en el nombre del SEÑOR, (Eclesiatés 3).