sábado, 18 de junio de 2011

TRANSICION A LA DEMOCRACIA EN GUINEA ECUATORIAL




La transición a la democracia en GE, ha de hacerse, como es lógico, una vez derribada toda estructura de poder del régimen dictatorial de  Teodoro  Obiang Nguema. No pretendamos creer que esta dictadura  pueda evolucionar hacia  la democracia, por muchas reformas que estén dispuestos a poner en marcha. Los mismos que han llevado a esta sociedad a una total ruina, económica y moral, no pueden ser en ningún caso, adalides de la democracia. El afianzamiento de la democracia, necesita de la supremacía de la ley, como garantía de los derechos, definición de los deberes y protección de las libertades de todo ecuatoguineano. Este será siempre el punto de partida del gobierno de Unidad Nacional y de Transición, que ha de ponerse en marcha una vez desaparecido todo vestigio de dictadura. Si no es así, se correrá el riesgo de cerrar en falso y ver de nuevo frustradas las esperanzas de este pueblo, como en aquel célebre "Golpe de la Libertad" que protagonizara, precisamente el actual dictador, el coronel Teodoro Obiang Nguema.

Será misión del Gobierno de Unidad Nacional, aplicar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, convirtiéndose esta en  la Carta Magna, que debe guiar todo el proceso de transición a la democracia. Y para que la observación de los derechos humanos sea creíble, es imprescindible la actuación de la Justicia sobre los contumaces crímenes que el régimen dictatorial ha venido infrigiendo sobre  la población.

El papel principal del Gobierno de Unidad  Nacional será la preparación de las primeras elecciones libres y democráticas . También es misión de este Gobierno la articulación de las leyes que sienten las bases del nuevo Estado de Derecho, con la puesta  en marcha una Ley de Partidos, que permita el  ejecicio libre de los mismos. También desarrollará leyes que hagan efectiva la división de poderes, base de toda democracia.

Para que el Gobierno de Transición tenga credibilidad, ante los guineanos y frente a la Comunidad Internacional, es imprescindible trazar una clara hoja de ruta, que tenga en cuenta los siguientes puntos:  

- Una adecuada Ley de Partidos, que ya hemos mencionado.

- Poner  al  día  un  completo  Censo  Electoral,  que  evite  los  fraudes  electorales,  tan                             frecuentes en todas las elecciones  de  Guinea  Ecuatorial.

- Llevar a cabo una reforma en profundidad de la Constitución con la participación de   todos los partidos políticos y refrenda por el conjunto del pueblo guineano.

- Celebrar unas Elecciones Generales, en un periodo de seis meses a un año, no más, con la participación de todos los partidos políticos.

El proceso de transición a la democracia, debe ser liderado única y exclusivamente por el pueblo guineoecuatoriano , impidiendo que se puedan cruzar en su camino intereses estratégicos,  económicos o políticos, de grupos o estados, que lo puedan mediatizar. 


Si queremos curar la herida que Obiang ha abierto en la sociedad guineoecuatoriana, no existe más remedio que limpiarla de pus y de otros venenos que la emponzoñan y aplicarle los antibióticos que la curen: libertad y democracia primero, reconciliación nacional y proyecto común de futuro, después.

Juan Cuevas