sábado, 4 de junio de 2011

GUINEA ECUATORIAL: MUJER Y DESARROLLO

                                                     


Tradicionalmente la mujer africana ha soportado un importante peso en la sociedad,  además de cuidar del hogar,  ha de salir en la mayoría de los casos, a procurar el sustento necesario para su familia. Este gran protagonismo no encuentra su reconocimiento en el plano  oficial y en el legal. Valga el ejemplo de Camerún:  el gran desarrollo que ha experimentado la agricultura en este país, ha sido debido a la presencia de la mujer, basta decir que  la participación de esta  en la agricultura supera el 80 %; y sin embargo las mujeres tienen limitado el control de los beneficios de su labor. Los hombres, además de controlar las decisiones a nivel familiar y comunitario, son los propietarios legales de las tierras. Además tienen que soportar la influencia discriminatoria de las costumbres islámicas.

En Guinea Ecuatorial, aunque la constitución consagra a la mujer los mismos derechos, en la realidad se encuentran confinadas en los mismos roles tradicionales:  un  fuerte protagonismo en las tareas agícolas  y una  relegación real en lo educativo y en los social. Además existe otro problema añadido, que se me hace duro relatar aquí, y es la "utilización" que de ellas hace el Régimen (esa elite privilegiada y dominante de  varones), que  ha conseguido anular la dignidad de la mujer y está favoreciendo la extensión de enfermedades, como el sida.

Esta injustificable situación de la mujer, obligará  al futuro gobierno democrático de Guinea Ecuatorial, a priorizar una batería de medidas urgentes sobre este asunto. Comenzando por el ordenamiento legal, con la aplicación de una serie de políticas activas  en todos los campos, para que la mujer  encuentre el protagonismo que le corresponde en el nuevo escenario socieconómico y cultural guineano. Entre las medidas más importantes, que estamos trabajando en el Gobierno en el Exilio, destacamos:

-Programas de formación, que favorezcan la participación de la mujer rural en la vida pública propia de una sociedad democrática y pluralista.

-La puesta en macha de nuevas políticas de desarrollo rural orientadas a la mujer. Acceso a la propiedad de las tierras. Programas de emprendedoras ,ayudas económicas a aquellos proyectos viables y de mayor impacto en el medio rural ,etc.

- Leyes de igualdad de oportunidades y antidiscriminatorias que impidan la vulneración de los derechos de la mujer.

-Plan de educación de mujeres adultas y jóvenes sin escolarizar, poniendo   en marcha diferentes modalidades y programas de educación de adultos.

-Promoción profesional, mediante cursos de formación y aprendizaje profesional, que permitan abrir nuevos espacios profesionales a las mujeres.

-Fomento del asociacionismo femenino  en todos los ambitos. Poniendo en marcha diferentes modalidades de asociaciones de mujeres, con el objetivo de crear un espacio de aprendizaje de valores y principios democráticos.

-Poner en marcha una la Red de Ayuda a la Mujer, que mediante programas de formación continua, le permitan  un desarrollo personal y profesional.

-Políticas activas que permitan reducir la desigualdad entre hombre y mujer, permitiendo la igualdad de oportunidades. 

-Participación de las mujeres en la gestión y el desarrollo de sus territorios, mediante la incorporación en los diferentes comités de desarrollo local.

Desde la creación del Partido del Progreso, la presencia de la mujer ha sido un elemento fundamental, tanto en cantidad de militantes, como su participación en los órganos de dirección del Partido. Basta recordar que la primera mujer que consiguió ganar la alcaldía más importante de Guinea Ecuatorial, Bata, fue la actual ministra de Educación en el Gobierno en el Exilio, Dña. Regina Mañe Ela. Como era de esperar, Obiang Nguema, no le permitió la toma de posesión, al declarar invalidadas las elecciones.

El Gobierno en el Exilio es consciente de la trascendental importancia que la incorporación de la mujer, en igualdad de condiciones, tiene para el futuro de Guinea Ecuatorial. Por este motivo, Dña. Victoria Usolu, Ministra de la Mujer, está diseñando una serie de políticas de estado dirigidas a la mujer, que permitan el protagonismo que le corresponde en una  futura sociedad guineoecuatoriana, democrática y moderna.

Juan Cuevas