miércoles, 13 de abril de 2011

¿PORQUÉ LUCHAMOS? II PARTE

Daniel Oyono

¿PORQUÉ LUCHAMOS? II PARTE

La conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana ha decidido reaccionar y rectificar de forma rotunda y hacerse oir en la escena internacional para tratar de reparar de alguna manera, aunque sin conseguir los objetivos propuestos, después de los graves estrasgos causados por la incompetencia manifiesta de su Presidente de turno, tomando dos decisiones:

 1. Designar una comisión de alto rango compuesta de cuatro Jefes de Estado para conseguir un alto el fuego y buscar las fórmulas que permitan unas negociaciones bilaterales entre las dos partes en la guerra civil (el Alto Consejo Revolucionario Provisional y el gobierno dictatorial).

2. Apartar al dictador Teodoro Obiang Nguema de éste  explosivo dossier, que como Presidente en ejercicio debería encabezar la Comisión.
Como no podía ser de otra forma, al frente de la Comisión se sitúa el sudafricano Jacob Zuma, Presidente democrático elegido democráticamente en unas elecciones plurales y secundado por el Jefe de Estado maliano,también elegido democráticamente, pero completada desafortunadamente por otro gigante golpista y corrupto, el coronel congoleño Dennis Sasou-N´Gueso, asesino del Presidente Marien N´Gouabi en su primer golpe de Estado y seguido de otro golpe de Estado contra el Presidente constitucional Pascal Lissouba, por medio de una cruel guerra civil, golpe que participó activamente su cómplice y amigo el dictador coronel Teodoro Obiang Nguema con diez millones de francos franceses. 

Ambos dictadores y sus respectivas familias están siendo investigados por la Fiscalía Anticorrupción de París por corrupción, desvío de fondos públicos en sus Países y blanquéo de capitales en Francia. Finalmente, cierra la comisión el Jefe de Estado de Mauritania que también accedío al poder después de un golpe de Estado contra otro coronel golpista. Es de sobra conocido que en más de 56 Estados de la Unión, hay un ínfimo número de Presidentes elegidos democráticamente, siendo fraudulentos la inmensa mayoría de ellos, desgraciadamente.

La misión africana no ha logrado sus objetivos, toda vez que el coronel Gaddafi ha rechazado cualquier iniciativa que no contemple su permanencia en el poder con la continuidad de sus hijos y familiares, mientras que el gobierno provisional revolucionario mantiene como condición no negociable la salida del poder del coronel y el establecimiento de una transición democrática con la celebración de elecciones libres al final de éste período.

 Estamos convencidos que más temprano que tarde, el Pueblo libio y su revolución, saldrán victoriosos sobre la dictadura porque la verdad y la justicia natural Divina está de su parte y así lo han comprendido también las grandes potencias y la Liga Árabe. Tienen toda nuestra solidaridad, nuestra simpatía y el más firme apoyo revolucionario, hasta la victoria segura.

¿porqué luchamos?, la revolución libia, la revolución tunecina, la revolución egipcia, ahora Yemen ya Siria ya comenzados, extrapoladas a la situación de explotación y de la represión terrorífera y de explotación de nuestro Pueblo, respondemos con la máxima claridad y rotundidad.

Luchamos para expulsar a la dictadura satánica y hechicera con todas sus ramificaciones del poder en nuestro País y en nuestras vidas, un cáncer de horror que lleva más de treinta y trés años destruyendo nuestras familias. Luchamos para establecer en Guinea Ecuatorial un verdadero proceso de transición a la democrácia, una vez recuperada la libertad y la soberanía nacional popular.

Luchamos contra el sectarismo tribal, distrital y regional impuesto por el régimen dictatorial del coronel Teodoro Obiang Nguema que envenena a la sociedad guineana. Luchamos por recuperar la libertad de pensamiento y la auténtica moral y los valores cristianos de nuestro Pueblo, frente a la atmósfera satánica dominante hoy en el territorio nacional, implantada por el dictador.

 Luchamos por la libertad de exprsión, por el establecimiento legal de la igualdad de oportunidades, según la aptitud y capacidades de cada cuál. Luchamos por  el acceso libre y universal obligatorio de una educación y una sanidad pública de calidad gratuita para todos los guineanos y un estado de bienestar sin discriminaciones, dentro de los principios de solidaridad nacional, unidad y concordia.

Este proceso debería pasar preferentemente por la formación de un gobierno provisional de ámplia representación política y social, sin exclusiones de ningún sector de nuestro Pueblo, entre las formaciones políticas, organizaciones sociales y personalidades independientes no contaminadas con el gobierno dictatorial, su familia y sus autoridades, únicos responsables de la situación penosa que se encuentra nuestro Pueblo y la explotación desmesurada y destructiva de nuestras riquezas naturales,únicamente en su beneficio personal.

Estos son los principios fundamentales que animaron a los líderes de los Partidos Políticos Unión Popular, Partido del Progreso y el Movimiento por las Libertades y el Cambio, la formación de la COALICIÓN CIUDADANOS POR GUINEA ECUATORIAL, como auténtica expresión libre y autónoma de las organizaciones políticas de la Oposición que representan.

Seis meses después, hoy Ciudadanos por Guinea Ecuatorial, es una realidad seria de referencia, respetada y aplaudida por los guineanos, dentro y fuera del País.

 Su diseño de alternancia mensual en la coordinación política asegurada por sus máximos dirigentes, Faustino Ondó, Severo Moto y Daniel Oyono, es un seguro inequívoco de dinamismo, de seriedad y de lealtad a nuestro Pueblo en el cumplimiento sagrado inegociable de la liberación total de Guinea Ecuatorial de la dictadura y el establecimiento de la libertad, la reafirmación de la independencia nacional, la democrácia y la recuperación de nuestro respeto internacional.

Por cierto, ¿qué lectura le merece al dictador Teodor Obiang Nguema el final de la batalla de Abidjan?

Daniel M. Oyono
Madrid, 13 de abril de 2011